Entradas


Por Stella Álvarez

Esta semana conversamos con Luis Bracamontes agrónomo y actualmente estudiante de doctorado, gestor junto con otras 30 personas, la mayoría de ellas mujeres, de la Cooperativa “La Imposible” ubicada en la Colonia Obrera de la capital mexicana. Nos sorprendió su juventud y tenacidad para crear y sobre todo para perseverar en un modelo de gestión que como su nombre lo indica, puede parecer irrealizable. Y es que si hay alguna dificultad en este tipo de procesos es construir una alternativa para alcanzar un precio justo.

Nacieron en el 2015 como respuesta colectiva de pequeños productores y transformadores de alimentos que abastecen a mercados de la capital de México. Tenían en común el malestar con las formas de relación dominante generadas por los supermercados, que en la mayoría de los casos resultan nocivas para el productor, el consumidor y el medio ambiente. Así, ese grupo decidió embarcarse en un sueño retador al que llamaron la Imposible porque según afirma “Cuesta trabajo que cada vez más gente se vincule a una forma solidaria”. Pero es que además de las dificultades propias de estos proyectos, aunque aparentemente la cooperativa se parece a otras experiencias de redes alternativas de alimentos, tiene una diferencia sustancial y es lo novedoso de su mecanismo para establecer los precios de los alimentos.


Similar a otros proyectos, La Imposible vende alimentos cultivados o transformados por sus socios que son pequeños productores y procesadores; su oferta incluye entre otros hortalizas, frutas, huevos, pollo, granos, lácteos, chocolate, cerveza y pan artesanal. Cada dos semanas preguntan a los productores, a través de una plataforma electrónica qué productos pueden ofrecer porque algunos de ellos cultivan alimentos de estación o en ocasiones no alcanzan a producir los volúmenes necesarios para garantizar disponibilidad permanente. Con la respuesta recibida conforman una lista que envían a los consumidores, para que hagan sus pedidos, usando también la misma plataforma electrónica. Un pequeño grupo de 15 personas gestiona este proceso, organiza los alimentos en el local, que comparten con otros proyectos comunitarios solidarios y se preparan todos para el día de la entrega que son los sábados cada dos semanas. Ese día los consumidores van y toman su pedido.  Cada proveedor fija el precio de su producto. El consumidor conoce ese valor reconocido al productor, que a la vez es la base de lo que él o casi siempre ella debe pagar y opta libremente por aportar entre un 5 a 20% más, por la gestión administrativa realizada.

El novedoso sistema para la fijación de precios les ha permitido garantizar estabilidad para los consumidores y productores a lo largo de todo el año. Obviamente esa confianza en el criterio y compromiso del consumidor nos llamó la atención. Supimos además que han tenido casos en que las personas justifican que no pueden hacer un aporte a la gestión administrativa y también es válido. Le preguntamos a Luis qué tanto confían en la justicia de las decisiones de los consumidores, y nos dijo con toda claridad: “Cuando una organización promueve en sus prácticas una lógica solidaria, la gente reacciona en la misma forma”.

Nos contó además que dentro de sus actividades también asesoran grupos de todo el país, que por fortuna cada vez son más, dispuestos a cambiar las maneras de producir, intercambiar y comercializar la comida. Por ejemplo, realizarán este 22 de junio el “Cuarto taller de organización de redes alimentarias alternativas”.

La cooperativa La imposible nos demuestra que es necesario acudir a la creatividad para alcanzar el objetivo del precio justo para ambos eslabones de la cadena, que han perdido su conectividad y su soberanía en manos de las decisiones tomadas por las grandes cadenas de supermercados. Un encuentro cara a cara entre quienes nos garantizan la comida y los consumidores puede hacernos emerger el rostro de la solidaridad.

Escucha la entrevista completa:


Encuéntralos en Facebook e Instagram

Haz click aquí y escucha las entrevistas de las SALIDAS anteriores


Por Stella Álvarez

Ella se dotó a sí misma de un nombre: Arco Iris aunque se llama Lucero Blanco que también suena poético y luminoso. Tiene una voz suave pero no hay duda que está convencida y que tiene confianza plena en lo que hace. Junto con su esposo y sus cuatro hijos pertenecen a AgroSolidaria, una red de 32000 familias vinculadas entre sí, para la  producción, el transporte, la venta y el consumo de alimentos provenientes de la agricultura familiar y campesina en 19 departamentos de Colombia.

AgroSolidaria nació hace 30 años por iniciativa de nueve personas vinculadas a trabajos comunitarios en Boyacá, un departamento dedicado al cultivo de alimentos realizado en pequeñas parcelas donde se producen frutas, verduras y hortalizas. Hoy la red es una gran confederación que aglutina 137 procesos asociativos relacionados con la producción, procesamiento, venta de alimentos y turismo ecológico, todos dedicados al fortalecimiento de los entornos rurales y al bienestar de sus habitantes.

Sus actividades giran alrededor de las familias asociadas: “pretendemos que cada familia satisfaga sus necesidades, genere excedentes económicos y tenga un plan de vida digno”. Al mismo tiempo tienen objetivos sociales como recuperar alimentos autóctonos que han sido desplazados por la agricultura industrial, protegen la diversidad alimentaria: “hemos logrado recuperar ocho variedades de trigo criollo”, impulsan la producción agroecológica, el cuidado del agua y del suelo. Fruto de este proceso hoy apoyan la producción y el comercio de más de 750 alimentos frescos y transformados tan diversos como chia, quinua, frutos amazónicos como el cacao, arroz, castaño, miel, ajonjolí, maíz, mora, gulupa, además de productos procesados como conservas y jabones.

 

 

La red ha construido lo que denominan un “circuito alimentario” para lograr la sostenibilidad de los diferentes eslabones de la alimentación. Las familias vinculadas reciben apoyo técnico, insumos, asesoría y recursos económicos provenientes de los fondos solidarios originados en el conjunto del trabajo de la red y sus propios aportes; utilizan también el trabajo mutuo en convites y “mano cambiada” es decir,  formas tradicionales de apoyo entre vecinos para la producción de alimentos y el intercambio de sus beneficios. Tienen además plantas de transformación como la usada en el proceso de la quinua, el cacao y la miel. Para la venta de los productos poseen sus propios locales de acopio y distribución y participan de mercados locales.

La venta de los productos originados por las familias es su proceso más reciente y más retador. Se trata no sólo de tener locales, sino además de aprender sobre el comercio de alimentos que está monopolizado por las grandes cadenas de supermercados. Es en este proceso de venta en el que Lucero se ocupa en un almacén en Bogotá, trabajando para lograr ese equilibrio difícil que es el comercio justo: “nosotros generamos nuestros propios procesos de distribución para que el productor reciba lo justo por su trabajo pero que el consumidor también pague lo justo, sin especulación; creemos que el comercio justo es necesario para que se le retribuya toda la labor realizadas en todos los eslabones, porque están interconectados. Por eso nuestro consumidor no es pasivo, es una familia que apuesta solidariamente por apoyar los procesos”.

Después de un largo rato de conversación entusiasta le pregunto sobre el impacto en la vida cotidiana de las familias. Cierra los ojos y se nota que no tiene que pensarlo mucho. Piensa en la de ella. “Los niños ven que el trabajo los beneficia en el plato. Cuando mis hijos se sientan a comer por ejemplo, nuestras papas nativas, me dicen: mami nosotros si comemos muy rico, ¿cierto?”.

Le pido entonces que me defina desde su sentir qué es AgroSolidaria y dice “Somos una comunidad una gran familia. Somos más  que una red, porque hay calorcito de corazón. Somos una familia y a las familias las une el amor, las relaciones y el alimento rico”.

Las formas asociativas en todos los eslabones del proceso alimentario son la alternativa a la crisis global; el alimentarse saludablemente es un derecho que debe ser garantizado a todos los habitantes del planeta. Pero no cualquier alimento ni cultivado y transformado de cualquier manera. Su producción y comercialización también deberían ser considerados bienes comunes.

Escucha la entrevista donde Lucero habla del proyecto


Encuentra a AgroSolidaria en Facebook e Instagram

Haz click aquí y escucha los Podcast de las SALIDAS anteriores


Por Stella Álvarez

Miguela Varela hace parte de la “Red de alimentos cooperativos de Argentina”, una de las organizaciones más grandes de América Latina que se propuso encarar un enorme desafío: construir una alternativa solidaria, para competir con las grandes cadenas de supermercados en la venta de alimentos. Ella tiene las ideas claras, y se le nota es sus expresiones contundentes, a veces polémicas, pero siempre firmes; fruto de la confianza en lo que hacen y en la experiencia ganada desde 2014 en que un grupo de pequeños productores de alimentos concluyeron que los supermercados se estaban apropiando de gran parte de su trabajo, sin beneficio para los consumidores.

Decidieron entonces que era hora de crear sus propios almacenes para vender los productos de la agricultura familiar, el cooperativismo y  la economía solidaria. Cinco voluntarios, entre ellos Miguela, se encargaron de organizar la venta de los productos, aunque confiesa que no tenían ninguna experiencia en el tema y que en un principio tampoco recibían un salario por su trabajo. Era la unión de ideales y voluntades. Hoy son una red que cuenta con 30 almacenes en varias provincias, cuatro de ellos en Buenos Aires, con 35 empleados  directos, en donde venden más de 1200 productos como harinas, cereales, conservas, hierbas, vinos y en menor medida frutas y verduras agroecológicas.

 

 

La red es un espacio para la solidaridad y ayuda mutua y ese es su sello de identidad; sus integrantes son cooperativas ya sea de productores, comercializadores, insumos para la producción y hasta de comunicación “nos dimos cuenta que tenemos que abordar toda la cadena de valor de los alimentos”. Además no apoyan soluciones individuales aisladas de pequeños productores “no creemos que una persona pueda tener a largo plazo un desarrollo de manera individual, por eso apostamos sólo a las cooperativas”. Exigen también el apoyo mutuo “no somos un depósito, si ayudamos  a solucionar la comercialización de un producto de una cooperativa, ellos deben también vender los productos del resto de la red”

Se diferencian de las grandes cadenas de supermercados en tres aspectos claves: en primer lugar, los productos son de calidad superior, con pocos conservantes químicos, elaborados artesanalmente y de origen local. Además, deciden el precio de venta teniendo en cuenta el valor que pide el productor, la logística para traerlo y el valor del trabajo en los almacenes” no hay especulación con los precios. En tercer lugar, el resultado del trabajo de la red es el desarrollo local: “cada peso que una persona invierte comprando un alimento con nosotros vuelve para el bienestar de nuestras provincias, se convierte en una mejora en una hacienda o en un nuevo puesto de trabajo”. Es decir, el dinero del consumidor no se escapa hacia otros países como sucede con las cadenas de supermercados.

En la conversación quisimos insistir sobre el precio, lo que se le paga al productor y lo que debe pagar el consumidor,  Ya que son los eslabones de la cadena más perjudicados con los grandes supermercados; este aspecto es uno en los que se requiere construir alternativas. “La red no discute con el productor el precio que pide por sus productos”, al establecer los precios la meta que se han propuesto es el precio justo y nos aclara que no siempre es el más barato. Los supermercados suelen realizar rebajas de precios insuperables, pero siempre las hacen perjudicando al productor.

 

 

Una cosa saltó a nuestra vista cuando observamos el tipo de productos que venden en los almacenes de la red: los empaques son atractivos, tienen diseños llamativos y los almacenes están decorados con atención a los detalles. No  resistimos la tentación de preguntarle cuál era la intención detrás de esta estética: “nosotros acompañamos el proceso de empaque con diseñadores o con personas con experiencia; también le pensamos mucho  a la decoración de nuestros almacenes. Insistimos en que nuestros productos tienen que ser lindos. Tienen que ser más lindos que aquellos de los supermercados. Lo popular no tiene que ser marginal”.

La red de alimentos cooperativos nos muestra que sí es posible encontrar alternativas a las multinacionales de supermercados que se apoderaron del comercio de alimentos en todo el mundo, en perjuicio de los comercios locales y de la calidad de vida de los pequeños productores sin que eso signifique necesariamente un beneficio para el consumidor. Hay que recuperar los recursos que hoy expropian, porque se requieren para el desarrollo local.

 


SALIDA #3



Por Stella Álvarez

Cuando comemos una fruta o una ensalada de productos naturales, con frecuencia pensamos en la maravillosa fecundidad de la tierra y nos sentimos conectados con ella. De manera indirecta, aunque no lo percibamos también nos conectamos con personas que no conocemos, pero con quienes estamos vinculados: los pequeños agricultores productores de alimentos. Carlos Lazo, no es un agricultor directamente, pero si un sembrador de sueños que con esfuerzo cosecha sus frutos. Es el gerente de la Agroferia Campesina del Magdalena, un distrito de Lima. Se trata de una experiencia desarrollada por pequeños agricultores que decidieron ser autónomos en la venta directa de alimentos para construir comercio justo.

Nacieron hace nueve años, por iniciativa de la asociación de gastronomía peruana que realizaba el festival “Mixtura” con el lema “no hay gastronomía sin pequeña agricultura”. El festival se terminó y la financiación cesó, pero los agricultores decidieron asociarse sin la tutela ni de la administración municipal ni de las entidades de cooperación ni del sector privado. Carlos dice “no inventamos la pólvora, ferias de  productores hay muchas, pero con una propuesta asistencialista. Les ayudan un tiempo, les dan el dinero para transporte y hospedaje y luego acaba el financiamiento y los productores quedamos en el aire. Nosotros quisimos ser autosostenibles desde el primer momento”.

 

 

La Agroferia campesina del Magdalena inició instalando los puestos de venta un día a la semana en una avenida, pero ahora ocupa un sitio fijo prestado por la administración municipal y funciona de viernes a domingo. Reúne a 73 pequeños productores o procesadores de alimentos que vienen de 22 provincias del país, venden más de mil alimentos  naturales o procesados artesanalmente incluyendo hortalizas, frutas nativas, queso, carne de ganado de libre pastura, huevos, yogur, harinas, mermeladas, panela y tienen una sección de gastronomía para consumo de comida preparada.

Los 73 productores son personas asociadas individualmente o son asociaciones campesinas; una de ellas es una cooperativa que reúne a más de 500 agricultores. Como en casi toda América Latina tienen en promedio una o dos hectáreas, no tienen acceso al mercado y su producción queda en manos de los intermediarios y los grandes supermercados.  “El pequeño agricultor no sale de su parcela, muchas veces pierde por producir, la agricultura familiar en el Perú está muy explotada y el agricultor no está en toda la cadena; la propuesta nuestra es que el agricultor que siembre sea el mismo que viaje y venda”

Los compradores de la feria son llamados “caseros”, un nombre que denota confianza; se trata de un público variado: “tenemos personas mayores, personas que se quieren cuidar, quieren ser más saludables, o tienen alguna enfermedad. También amas de casa que les gusta la frescura de nuestros alimentos, niños y jóvenes que vienen a tomar fotos de los alimentos. Vienen personas con bajo nivel adquisitivo y otros que si tienen dinero”.

 

 

Pero la feria no es sólo una compra y venta de alimentos. También es un proyecto cultural. Cuando le preguntamos qué es la agroferia campesina respondió “somos un gran encuentro de diferentes regiones para celebrar los alimentos de nuestra biodiversidad. Un pequeño espacio en el que habitantes de la ciudad, emigrantes de las provincias, se encuentran con sus alimentos originarios y con sus paisanos”. La presencia durante los tres días, ha llevado a que se involucren los hijos de los productores que han emigrado a la ciudad, entonces también es un encuentro generacional. “Es un lugar que huele a un plato de comida servida en la casa, suena al campo, a sonrisas, a conversaciones sobre culinaria, a veces dichas en Quechua y sus colores son “chichas”, bastante alegres, bastante llamativos” .

La feria promueve un precio justo y se basa en la economía solidaria, que en materia de alimentos naturales es un balance difícil de lograr y un reto diario. Se trata de establecer un precio alcanzable para los compradores, pero que también retribuya el esfuerzo de los productores. Eso significa que no es igual al del gran mayorista que usualmente sobreexplota al productor, pero está en una escala intermedia si se compara con los supermercados más exclusivos. “estamos seguros que en precios podemos estar en un punto medio pero en calidad somos los mejores” apunta Carlos con toda confianza y entusiasmo por su proyecto.

Finalizamos la conversación hablando de lo que sueñan para el futuro. Lo resume en una sola frase contundente: “Soñamos con tener una red de supermercados que le pertenezcan al pequeño productor, e instalar más agroferias. Las agroferias, deberían ser como ese premio Oscar para todo productor”

Si se pretende construir comercio justo para productores y consumidores, el abastecimiento o la distribución de alimentos especialmente en las zonas urbanas es un eslabón de la cadena que requiere de profundas transformaciones. La economía solidaria y cooperativa, las formas asociativas en el comercio y la venta, son las únicas que pueden aportar alternativas a la explotación de los pequeños agricultores y al hambre de los consumidores pobres.